sábado, 8 de diciembre de 2007

Los Ramones.
















No se puede negar que este año, a nivel director técnico tiene un nombre: Ramón. El clausura se llama Ramón Díaz, el apertura Ramón Cabrero.

Muchos hablan de los éxitos que consiguieron ambos, pero pocos hablan de las similitudes, las diferencias y los estilos. Primero una reseña histórica.

Luego de volver de Japón y del fracaso de Babington como entrenador de River, el pelado Díaz es buscado por David Pintado para ocupar el puesto de DT, fue algo inusual ya que Díaz seguía en actividad y pensaba continuar jugando por un torneo mas, pero la situación de su querido River necesitaba un ex jugador del club con ideas frescas para volver a ser campeón. Se fueron varios jugadores y vinieron otros, el primer torneo fue malo, River no anduvo bien, pero el pelado todavía tenía crédito con la hinchada. La historia que viene después la conocemos todos, River gano casi todo lo que tuvo enfrente, solo quedo la espina de la intercontinental contra la juve.

Después llego San Lorenzo, club que contrataba sus servicios después de mas de 4 años sin dirigir, la apuesta fue fuerte, desde lo monetario, los refuerzos y claro, la atención que impone este personaje del fútbol. Con el club de Boedo logro un campeonato después de años sin ningún logro para ambos, él y San Lorenzo.

Ramón Cabrero tiene una historia de vida interesante. Tenía un local de ropa en el centro de Lanús cuando fue llamado por el club para volver a ser técnico, su currículum mostraba como puntos destacados un ascenso con Deportivo Italiano y haber sido ayudante de Alfio Basile durante su estadía por Racing. En el año 2003 le ofrecieron hacerse cargo de la 4º división donde le fue muy bien y en la crisis sufrida por la renuncia de Gorosito le pidieron hacerse cargo del 1º equipo. Los resultados tuvieron rápido efecto de acuerdo con los objetivos del club de ese momento: cuando el se hizo cargo del equipo, Lanús estaba a dos puntos de la promoción, no solo logro alejarlo de ahí, sino clasificar para las copas internacionales y lo mas reciente: el primer campeonato en la historia del club.


Pasemos a las similitudes, ambos creen en el buen juego, tratan de ser protagonistas en todo momento. El equipo de Boedo logro el clausura pasado a base de un juego aguerrido y vertical, de la mano de jugadores como Lavezzi, Fernández, Ledesma o Ferreira, el pelado logro plasmar su idea de buscar siempre el arco rival, de atacar la mayor cantidad de tiempo posible. Por su parte Cabrero se encargo de prescindir de los jugadores comprados anteriormente y probar con gente que él conocía: sus pibes. Durante el transcurso del 2006 hizo debutar a algunos y consolido a otros pibes de la cantera granate. Al principio el equipo fue tildado de inexperto, pero nunca de jugar mal, es así que usando la experiencia de los jugadores mayores y sus consejos el juego de los mas chicos fue mejorando, hasta llegar a ser elogiado por todos, sin embargo algo fallaba: la definición, varios volantes y delanteros trataron de solucionar esta deficiencia, pero la respuesta la tuvo un solo nombre, Sand. Con la compra de este delantero, ex Banfield, Cabrero se la jugo, y le fue bien, era justo lo que el equipo necesitaba, los frutos de tamaña decisión están a la vista, Pepe es el goleador del equipo y quedo solo a 2 de Dennis en el campeonato.


Las diferencias son acentuadas y tienen la peculiaridad de manifestarse en un solo aspecto: lo extra futbolístico.

Ramón Díaz es un hombre mediático, observado, festejado y criticado por todos los amantes del fútbol, un personaje como él jamás pasa inadvertido. Su llegada a San Lorenzo respondió a su estilo, entre bombos y platillos, con una sonrisa de oreja a oreja y prometiendo logros para los de Boedo. Varias cosas ocurrieron después, entre las victorias y las derrotas sufridas por los cuervos aparecieron las agudas frases del pelado para condimentar, desde un juego hasta el día a día dentro de la institución, hace unos días el mundo futbolístico se paralizo para esperar su respuesta al ofrecimiento, a regañadientes, de Aguilar para volver al club de sus amores con la posterior respuesta negativa.

Cabrero por su parte prefiere el perfil bajo, atiende todos y cada uno de los llamados que los medios le hacen, pero no es su fuerte, llego a la 1º de Lanús conocido por pocos, no le molesto, se gano los elogios a fuerza de trabajo y siempre midió milimétricamente sus declaraciones, incluso esas antes de los partidos contra Boca, donde muchos lo tildaron de cobarde. A diferencia de Díaz, Cabrero no quiere la atención mediática, por lo menos no desde un punto de vista chabacano, discute de fútbol, nada mas, admite cuando un partido debió ser perdido, ganado o empatado. Ahora es el centro de las miradas, pero por momentos esto parece incomodarle, se vio sorprendido el lunes con tanto móvil y llamada telefónica de los distintos medios, eso si, a la hora de hablar de Lanús se carga el equipo al hombro ya sea para recibir elogios o criticas.


El fútbol esta lleno de curiosidades, coincidencias y diferencias, este es un caso puntual, ambos técnicos lograron un torneo cada uno a base de una propuesta de juego interesante que prioriza el ataque, sin embargo a la hora del manejo con los medios son opuestos, esto, entre otras cosas, es lo que hace que este sea el deporte mas hermoso del mundo, la variedad, los contrastes, el ying yang de nuestra temporada que junta a dos técnicos para denominar a este, el año de los ramones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaj, buena pic!

ursula dijo...

hola! perdon por el comentario tardio! :P soy la dueña de todofutbol.blogs.peru.com

a mi me encanta ramon diaz!! y esto que soy de Boca jajaja

muchos saludos y ya te linkeé en mi blog