domingo, 23 de marzo de 2008

Iorio.


El tema que el Richar’ le compuso al club de sus amores es otro de los que no podía faltar en el modesto museo online que le estamos construyendo para la posteridad al patriarca del heavy, e incluso ameritó una nota en El Gráfico hace unos años:

- “(Ser hincha de Racing) Se lo debo a la sociedad patriarcal que me obligó a tal elección. Recuerdo que en mi casa se compró un televisor gigante para ver la final contra Celtic, allá en 1967. Mi viejo le daba besos a la pantalla y mis abuelos decían: ‘Cuidado nene, te va agarrar contato’ (sic). Después de esa vivencia yo me tenía que hacer de Racing, no había otra vivencia, no quedaba otra. No podía ser de Boca como Juanse de los Ratones o el de Attaque (por Ciro Pertusi)”.

- “La única vez que fui a la cancha de Racing fue en 1969… ¡para ver un recital de Pappo! No tengo una razón lógica para explicar porque no voy a ver a la Academia. Soy una basura por esto. Mi hija Daiana es de River al igual que la madre; espero que Sofía me siga a mí”.

Sigue diciendo la nota: “Del amor que tiene Iorio por su Academia nació Racing Club, canción que el musico decidió no editar”.



RACING CLUB

Pasión blanca y celeste
del barrio Avellaneda
es el corazon mío
que tus sentimientos lleva.

Para alegrar a quienes
como yo te eligieron.
Vi tus colores en el cielo
cuando niño guerreando.

Fútbol en bonaerenses baldíos
quise cantarte Racing Club de Avellaneda.
Quienes lo saben me llevan en tus banderas adonde sea
y contra quien, ganes o pierdas.



Fuente texto: Mutantes



3 comentarios:

Círculo Sports dijo...

no conzco la musica de almafuerte por ser ignorante en ese sentido, pero ojala que racing pueda salir de esta malaria a tiempo, porque si no sale ahora que tiene como, despues va a ser muy dificil


abrazo y visita circulo sports

No, gracia a vo´ dijo...

Me gustan este tipo de posts. No soy muy conocedor de Rock Nacional asi que de paso me entero!

Saludos,

Migue

La Caldera del Diablo dijo...

No sabia que Iorio era de racing, pero bueno, es un motivo más para darse cuenta de que es excecrable...
Saludos

Emiliano