martes, 15 de enero de 2008

Caniggia Parte II.



CANIGGIA Y ALOISIO



Settimio Aloisio fue uno de los representantes de jug
adores de fútbol más importantes de la década de los noventa. Compartía cartel, nada mas y nada menos que con Guilleromo Cóppola y Gustavo Mascardi.

Fue el representante de CANI por más de diez años y fue quien lo llevó por toda Italia y lo trajo de regreso a Boca Juniors. Allí, se rompería la relación entre el jugador y su representante. Según el propio Caniggia, fue su representante quien pidió una suma desorbitante para que éste se quedara jugando en el club de La Boca y que por eso no pudo tener continuidad allí. Asimismo, puso muchas trabas para que se pudieran efectuar posibles contrataciones de clubes del exterior.

En su defensa, Aloisio declaraba que él se enorgullecía del trabajo que había realizado con Claudio Paul. Fue él mismo quien le hizo ganar millones de dólares. En Verona gano 400.000 dólares. Al año siguiente le quedaron 650.000 dólares del Atalanta, otro 1.700.000 dólares le quedaron en la Roma. Dice que también le consiguió 1.500.000 dólares en el Benfica, además de 1.800.000 dólares de Boca.

Como una nueva anécdota en la vida de el pájaro, vale comentar que después de romper relaciones con su representante, Caniggia se asoció con su cuñado Gonzalo Nannis, quien hacía las veces de respresentante. A ese respecto Aloisio comentó en su momento que era una pena que Claudio hubiese decidido trabajar con ese muchacho porque solamente iba a traerle problemas. Nadie sabe si Settimio hizo negocios limapiamente o no, lo que si está claro es que sabe mucho del negocio porque luego de un tiempo, el propio cuñado del pájaro se encontró en tribunales reclamándole un dinero totalmente inmerecido. Claro está que su demanda no llegó a buen puerto y Caniggia nada tuvo que pagar. Parece que la familia del pájaro, no hace mas que armar revuelo a su lado. Ah, sí; hablábamos de Aloisio: hoy tiene la licencia de una marca italiana que comercializa productos para realizar cirugías estéticas. ¿llamará Mariana Nannis, tal vez?


CANIGGIA Y EL DOPING

A Caniggia le encontraron restos de crack, dicen algunas versiones, otras hablan de cocaína, (en definitiva es lo mismo) allá por marzo de 1993 cuando brillaba en la Roma de Italia. Eso le valió una suspensión que lo alejaría de uno de los clubes más importantes de la liga italiana y lo llevaría al Benfica de Portugal un tiempo después. Hay muchas dudas sobre el doping positivo en jugadores argentinos dentro de la liga italiana. Respecto del episodio Caniggia, Maradona decía: “... es una factura que le pasaron los italianos por el gol que les hizo en el último mundial ...” Tanto la cocaína como el crack son drogas de consumo social. En absoluto sirven para mejorar el rendimiento durante un partido de fútbol, sino todo lo contrario. Incluso la cocaína no era considerada doping hasta que la F.I.F.A. intervino, tomó a Maradona como caso piloto y la cocaína quedó incluida entre los estimulantes prohibidos en la práctica del fútbol. Nadie aquí pretende redimir al jugador en cuestión, simplemente resulta sorprenderte enterarse que desde la finalización del mundial Italia 90 hasta el año 1998, sólo se registraron cinco casos de doping positivo de los cuales dos, casi el 50 %, son casos de argentinos: Maradona Y Caniggia. La pregunta es por qué tomar el año 1998 como referencia. Bien, ese año fue en el que se descubrió que las máquinas que tomaban las muestras de orina para realizar el control estaban adulteradas; a tal punto, que una muestra de orina limpia que se expuso a dichas máquinas, también dio positiva. Fueron los propios diarios de Italia quienes titulaban “Máquinas truchas en el análisis que condenó a Diego ”, “ Caniggia no se drogó ”.



CANIGGIA – MARADONA


No hay ningún dato estadístico de relevancia que sirva para describir la relación entre estos dos fenómenos del fútbol. Una relación de pares, pero también, en muchas ocasiones, una relación que parecía de padre e hijo. Cani era el protegido de Diego, el intocable, su amigo, su compañero, su socio en la Selección. Su amor en Boca. La sociedad que formaron en el mundial 90 es difícil que sea igualada en alguna oportunidad.

Aquél histórico grito de “Diego, Diego”, para que el 10 le diera el pase y Cani se fuera directo al gol, quedará grabada en la historia de los mundiales. Los festejos en Boca con el recordado piquito. La semifinal contra Italia. Todos recuerdos que los unen bajo la pasión futbolera. Pero, más allá de eso, una relación que los une fuera del campo de juego. Pocas veces se ha visto una relación tan fraternal entre dos jugadores de fútbol.





LA VISIÓN DE CANI


§ BASILE: "Haciendo un balance de mi carrera, ahora que estoy viejo y anunciando mi retiro después de 19 años de correr detrás de la pelota, llego a la conclusión de que el mejor técnico que tuve fue Basile. El Coco formó un equipo bárbaro en Chile 91 y otro genial en el 94."

§ BILARDO: "Bilardo también me enseñó cosas, pero lo suyo era muy fuerte fuera de la cancha. No me dejaba respirar. Desde que empecé en el 87 en Ezeiza con la selección, me marcó de cerca. Já. Preguntale a Ruggeri, Giusti o Goycochea si no se llenaron las pel... con él. Pero es un fenómeno Carlos...".

§ MARADONA: "Mi mejor compañero dentro de una cancha, con quien me entendí mejor, fue con Diego (Maradona). No puedo decir nada de él que no haya dicho. Nunca habrá uno igual a él. Era un mago con la pelota. Rompió todas las leyes de la física. Y contagiaba genialidad dentro de la cancha. Diego me hizo mucho bien en mi carrera. Todos nosotros hubiéramos sido distintos sin Diego."

§ SU MEJOR GOL: "Sin dudas que el gol más importante de mi carrera fue el que le metí a Brasil en el Mundial 90, luego del pase de Diego. La verdad que en ese primer tiempo estábamos para la goleada en contra. ¡Y pensar que lo ganamos! Pocas veces me comí un baile semejante en la cancha."

§ SU PEOR MOMENTO: "El peor momento de mi carrera fue cuando un entrenador no me quiso llevar al Mundial 98 (en referencia a Daniel Passarella). Tenía dos Mundiales encima, mucha experiencia y un gran estado físico. Nunca entendí esa decisión. Y si hoy me cruzara con ese entrenador (no lo nombra nunca) no me sentaría a tomar un café con él. Ya fue."

§ BIELSA: "A Bielsa le estaré eternamente agradecido. Pocas veces vi un técnico con su seriedad. Me llamó cuando muy pocos apostaban por mí. ¡Si hasta yo dudaba de mí! Aparte, nunca escuché a un jugador hablar mal de él. Y eso vale."

§ LA ROJA DE COREA – JAPON:"La expulsión del Mundial 2002 me llamó la atención. Es verdad que insulté al árbitro, pero no creo que me haya individualizado. Había mucha gente y él vino derechito hacia mí en el banco de suplentes. No sé cómo se dio cuenta. Fue muy raro. Si había como 15 personas paradas, a mi lado estaba el Cholo Simeone, el masajista, otros suplentes... ¿Y el tipo me oyó? Todo fue muy raro...".

§ LOS MEJORES EQUIPOS:"¿El mejor equipo en el que jugué? Y... el River en el que debuté era tremendo. Otro equipo fantástico era la Roma. Después creció. Pero esos conjuntos fueron tremendos. ¿El Boca de Maradona, Verón y el Kily González? Nos faltó tiempo de trabajo."

¿LA DESPEDIDA?: "Me encantaría un partido de despedida. Creo que la gente me identifica más con la selección que con la camiseta de River o de Boca. La gente me dio mucho afecto siempre y yo no me olvido de eso. Soy un eterno agradecido a eso. Y nunca me voy a cansar de decir gracias



SU VIDA EN QATAR



Vivió allí alejado de su familia que decidió quedarse en Glasgow. Frecuentaba a unos muchachos brasileños y portugueses que trabajaban en la cadena de TV local AL Jazeera. Según su propia visión, la gente cree que en Arabia, el fútbol no existe y que él había ido alli solamente para ganar dinero. Sin embargo lo que a Claudio lo motivó, más allá del dinero, es saber que allí los campeonatos son de 10 equipos por lo tanto son más cortos y más relajados.

Caniggia era el hombre de negro en un mundo de túnicas blancas.

Respecto de la religión musulmana, él mismo comenta “No hay ningún problema. Son muy religiosos y rezan cinco veces por dia. Por ejemplo, antes del partido, tiran una alfombra en el vestuario y se ponen a rezar. Vas a un supermercado, y en el parking está la sala donde se agachan a rezar. Pero cada uno en la suya, esto está muy bueno”.

Parece que la tranquilidad de la gente de medio oriente le sentó bien al Pájaro, que dice que a diferencia del mundo europeo, incluso sudamericano, la gente vive mucho más tranquila"


Y UN DÍA SE FUE


Después de 19 años de carrera, desplegando sus alas en las canchas de todo el mundo, Claudio Paul Caniggia se retiró del fútbol. Después de brillar en el fútbol argentino, en Italia y Escocia; y de deslumbrar con la camiseta de la selección, el ocaso de este ícono del fútbol nacional de las últimas décadas llegó cuando se desempeñaba en Qatar. Lo anunció en La Deportiva, un programa que por entonces sonaba en Radio del Plata, desde Escocia, poco antes de viajar a Malasia por un contrato comercial. Dijo, en ese momento, con su tono entre despreocupado y melancólico: "La verdad es que después de siete meses de inactividad de juego -porque me entreno todos los días-, y a pesar de que estoy muy bien físicamente, he decidido dejar de jugar. Ahora tengo que ver dónde voy a vivir...".

Respecto de su alejamiento del fútbol decía: "Tuve ofertas, pero la verdad que no hubo ninguna que me convenciera. Por eso, a los 38 años y luego de meditarlo bien, llegué a esta decisión. Mi última experiencia en Qatar fue un embole. No me agregó nada en lo profesional, me convino económicamente y nada más. Encima, estuve solo, sin mi familia...". Con la naturalidad de siempre, con la frontalidad que lo caracteriza, con esa mezcla de tipo de barrio y glamoroso a la vez, el Pájaro, el hijo del viento, le dijo adiós al fútbol. La mayoría, desde ese entonces, lo recordamos inclinado hacia un costado, con la celeste y blanca, como queriendo levantar vuelo.


Claudio Paul Lepera

Porque le sacaste una vuelta el viento

Allá donde la melena despeina medianeras

Único pájaro que vuela en la garganta de Gardel,

Es que me gusta bautizarte en el pique corto de un poema,

Como te llama el ruiseñor, Claudio Paul Lepera.

Insigne en el vértigo

Para prolongar el estallido de una rosa,

Libre en el pie, vaporoso en el pétalo de la belleza inclemente

Corrés por la partitura de la genialidad soñada

Sin sofocar ese rico aroma.

Porque estuviste siempre en sintonía con el iluminado

Mucho antes de que se encienda el farolito,

Sos un tango de piques irredentos

Cuando el samba sólo baila en una lágrima

Y la trantella es el acorde de una pena

A la derecha de Gardel, Claudio Paul Lepera.

Si algún chambón te negó la cancha,

Pulverizaste a los barrotes de tu jaula de puro volador,

Alas de platónica magnificencia que se despliegan en el alma

Azotan a la ráfaga en una meteórica suelta de pasiones

Sobre el bandoneón de la tarde que se pliega.

Lo comprendió siempre, hay un lenguaje de estetas

Que se manifiesta iracundo entre la prisa y el nervio,

Una manera de sentir su música en las tripas

Y sonreír a boca de buzón incitando primaveras.

Su verso lleva firma, Claudio Paul Lepera.

Jamás faltó a la serenata corrida del relámpago,

Y selló con su estela de luz el campo poblado de crueldades.

Es el jinete que al Apocalipsis le ganó por una cabeza,

Que nunca estuvo en la foto porque su velocidad es el tesoro inapreciable,

Metáfora de cabellos rubios que sacuden la verbena.

Siempre a la derecha de Gardel, Claudio Paul Lepera.



Daniel Roncoli.



1 comentario:

Fútbol en Clave dijo...

Grandísimo post sobre el Cani. Una verdadera lástima lo de 2002. Yo lo hubiera probado en vez de Ortega.

Intercambiemos comentarios, un abrazo!